Rectoría

Trabajar en la diversidad e inclusión.

Son ya 30 años los que nos han posesionado en la comunidad angelina como una Unidad Educativa Humanista y Laica y con un Proyecto Educativo que desde sus inicios sentó sus bases en el trabajo con la diversidad y con una apuesta inclusiva altamente marcada, recibiendo en aquel entonces en nuestras aulas a estudiantes que por razones académicas (necesidades educativas especiales) no encontraban acogida en otros establecimientos educaciones.

La experiencia vivida a través del tiempo ha permitido fortalecer nuestro proyecto, sin perder de vista que el objetivo primordial es formar personas de espíritu libre, con un alto sentido de la tolerancia y entendiendo que la fraternidad en los tiempos que vivimos debe ser siempre una aliada de todos los seres humanos.

Abordo en esta Editorial el tema de la inclusión, entendiendo que este es el concepto por el cual se reconoce el derecho que tienen los niños, las niñas, adolescentes, jóvenes y adultos, a una educación de calidad, que considere y respete sus diferentes capacidades y necesidades educativas, costumbres, etnia, idioma, discapacidad, edad, etc.

A pesar de los reconocidos avances en el tema que han provocado cambios significativos, la realidad a nivel país señala que todavía queda mucho por hacer. Desde mi parecer deben sumarse a esta cruzada otros actores y es aquí donde la familia adquiere una tremenda relevancia. La Inclusión requiere de padres comprometidos con la educación de sus hijos y dispuestos a aceptar las diferencias individuales que se dan a nivel del núcleo familiar, entendiendo que todos los seres humanos somos distintos, con ritmos de aprendizajes diferentes y con proyectos de vida únicos.

Las investigaciones en educación indican que las familias han estado habitualmente postergadas de un rol activo en la dinámica educativa. Hoy día, esta situación todavía es una realidad. Para incrementar la participación familiar se han de planificar explícitamente actividades con esa finalidad, especificando con claridad los tipos posibles de participación y definiendo rotundamente el rol que corresponde desempeñar a las familias.

Es sumamente importante que los padres se incorporen al colegio como actores colaboradores del proceso educativo, evitando entorpecer los procesos pedagógicos que los profesores realizan, sin embargo, es importante también que el colegio acoja de buena manera los aportes y sugerencias de los padres, sugerencias y aportes que deben ser consensuados y pensando siempre en los niños y niñas que está recibiendo la educación.

En el tema de la inclusión, la comunicación y la confianza entre padres y docentes deben fortalecerse día a día para lograr un trabajo en equipo eficiente y eficaz facilitando así el trabajo pedagógico de los estudiantes, considerando siempre las diferencias individuales que existen entre ellos.

En mi calidad de Rector de este colegio, hago un llamado a los padres y apoderados a sumarse a nuestro trabajo con aportes y propuestas colaborativas apoyando siempre el trabajo que los docentes realizamos al interior de nuestras aulas y formulando críticas constructivas con altura de miras y con mucho respeto, para no romper esta alianza que siempre debe existir entre quienes damos vida a esta Comunidad Educativa.

Heraldo E. Barriga Valenzuela
Magíster en Educación
Rector Colegio Concepción Los Ángeles

HERALDO BARRIGA V.
Rector

Título
Profesor de Estado en Biología y Química egresado de la Universidad de Concepción Unidad Académica Los Ángeles.

Post Título
Curso de Administración Educacional nivel medio de especialización Universidad de Concepción.

Post Grado
Maestría en Educación con Mención en gestión y Administración Educacional – Universidad Abierta -México.

El Tiempo

LOS ÁNGELES Biobío, Chile

Avisos

Imágenes 2018

El Pizarron Nº 37

Share This